Sthephen Hawking, uno de los físicos más importantes de las últimas décadas falleció esta madrugada -en Inglaterra- dejándonos su legado cosmológico y análisis de la humanidad para la posteridad. El gran físico también tuvo tiempo para tratar de descifrar el complejo mundo del futbol. En el ya lejano 2014, desarrolló una fórmula para que Inglaterra ganara el Mundial de Brasil. 

Según su análisis basado en los datos de todos los torneos desde 1966, cuando Inglaterra ganó su único título en un Mundial, concluyó algunas máximas que hoy nos dejan con las manos heladas por su profundidad.

"Los árbitros europeos son más empáticos con el juego inglés y menos comprensivos con bailarinas como (el delantero uruguayo del Liverpool) -en ese entonces.-, Luis Suárez". Inglaterra ganó el 63 por ciento de los partidos con árbitros europeos, mientras que con jueces de otros continentes sólo se impuso en el 38 por ciento de los encuentros, aseguró.

Su análisis también incluía el color del uniforme que favorecería a la Selección de Inglaterra para el encuentro ante Uruguay y hasta le jugó al Director Técnico, sugiriendo un parada táctico para la ocasión. 

Inglaterra estadísticamente también tiene más probabilidades de ganar jugando con su camiseta roja, tal vez porque con ese color son vistos como jugadores más agresivos y dominantes, aseguró. "Contrariamente a la opinión generalizada, la presencia de WAGs (esposas y novias) es irrelevante", sostuvo el físico, quien agregó que un esquema 4-3-3 en lugar de 4-4-2 también es mejor para Inglaterra.

"Ya ven, estoy más calificado para hacer pronósticos que el pulpo Paul", sentenció el hombre que se puso la bufanda de su selección y le dedicó su inteligencia al futbol.