El argentino Lionel Messi, volvió a eregirse como el mejor jugador del planeta al conseguir su quinto Balón de Oro en la Gala de la FIFA y arrebatárselo a su más acérrimo rival Cristiano Ronaldo, el cual había obtenido el galardón de los últimos dos años.

La 'Pulga', como es su característica se vio nervioso y casi inexpresible ante la algarabía del público asistente que poco caso hacía al 'puchero' de CR7 al escuchar que el argentino se llevaba el trofeo.

Está vez no hubo un grito raro en pleno escenario, tampoco hubo smokings estrafalarios (excepto Pogba), parece que Messi también está madurando en ese aspecto.

Leo vuelve a estar en la cima del futbol mundial, mientras que Cristiano ha sido bajado de la nube en donde permaneció dos largos años. Ahora esperemos este 2016 para ver que nos tienen preparados este par de jugadores élite del balompié mundial.