Si eres un verdadero apasionado del futbol, sabrás del poder que ese objeto redondo tiene cada vez que comienza a rodar. Cada vez que dos equipos salen con el objetivo de anotar más goles que el rival para obtener la victoria. Resumir el futbol en simplemente eso, le quitaría todo ese mágico potencial que tiene para tocar nuestras fibras más sensibles y que brotan cuando nuestra oncena está en la cancha. Es por ello, que el futbol femenil en México, pensamos que es lo mejor que le ha pasado a nuestro balompié en mucho tiempo, y nos explicamos.

¿Por qué el futbol femenil tiene el poder de generar buenas nuevas costumbres?

Porque nuestro país batalla día a día con la desigualdad de género. Porque la mujer sufre constantemente ataques y faltas de respeto, pero que a pesar de ello, supera el miedo y sale adelante. Lo lindo es que, ahora, estamos en posibilidad de verla en plenitud en una cancha de futbol, ese hermoso escenario que nos detiene la mirada por 90 minutos o más. Y es aquí, en donde se encuentra una nueva esperanza.

Por si esto fuera poco, también conecta con ese sentido de querer ser. ¿Por qué no? El sueño de querer ser una futbolista profesional en México y jugar en tu país, no lo es más. Hoy es una realidad y en el presente que vivimos, hace demasiado bien saber que los sueños están para cumplirse. Partiendo desde ese sitio, ganamos y mucho, no sólo tres puntos en un partido de futbol.

Una sumatoria de estímulos que crean un efecto positivo, mismo que propicia que la Liga MX Femenil pueda ser ese lugar en el que descanse esa larga espera de demostrar que las mujeres mexicanas están listas y preparadas para entrar a los grandes escenarios, normalmente dominados por hombres. A eso nos referímos con valentía.

El futbol mexicano abraza a hombres y mujeres. Sirve de imán para atraer a una juventud que por medio del deporte puede salir adelante y alcanzar sus metas. Estamos seguros que la dedicación y entrega de las mujeres que actúan en la Liga MX Femenil se verá reflejado a futuro. Serán musas que despartarán las aspiraciones de miles de niñas que hoy las ven ponerse con gallardía la camiseta de su equipo para salir a darlo todo en el campo.

En definitiva, algo que a México le viene muy bien. Gracias, siempre gracias.