Sí, Messi. Esa misma cara pusimos nosotros. Y es que, para prevenir cualquier tipo de acercamiento por parte de otro equipo, Barcelona le puso una cláusula de 626 millones de libras a su número 10.

Esto es más del triple de lo que pagaron los parisinos por Neymar.

"La cláusula de recisión tenía que ser modificada y pasó de 300mil euros a 700m euros", dijo el presidente del club, Josep Maria Bartomeu. Nada más...

Está bien, ¿no?