Cansado de los acosos que vivía en nuestro país, Francisco Guillermo Ochoa Magaña se fue en 2011 al otro lado del charco para militar con el Ajaccio en la liga francesa.

Han pasado siete años desde que hizo las maletas y el nacido en Guadalajara, Jalisco, concedió una entrevista al diario belga Spor Foot Magazine, donde relató algunas de las razones por las que salió de la nación.

"En México se volvió muy pesado, no podía salir de mi casa, ir de compras, salir a caminar por la ciudad, ir al restaurante, ya no era posible. Luego, estaban los paparazzi, a veces acampaban frente a mi casa, me sentían constantemente vigilado, vivía en libertad condicional… Ya no tenía vida privada.

Muchos mexicanos aún no entienden mi elección y no dudan en criticarlo. Nací en un país donde todos tienen una opinión sobre todo y a todos. Pero para mí, hablar sin saberlo, nunca es bueno", confesó.

¡Pum!