La visita del Barcelona a Madrid parecía un mero trámite pero se les complicó más de lo debido en los primeros minutos del partido, ya que con un tremendo bombazo de larga distancia que salió de la pierna de Gaku Shibasaki, el futbolista japonés del Getafe que apenas cotiza con 2 millones de euros en el mercado, el Getafe obligaba a los culés a luchar por el partido. Hablando de dinero, el millonario fichaje de los blaugrana, Ousmane Dembélé, salió lesionado por molestía muscular al minuto 25 de juego. 

Ni Messi, ni Suárez pudieron abrir la lata en el Coliseum Alfonso Pérez. Fue Denis Suárez y Paulinho, el medio centro que le costó al Barça más de 40 millones quienes resolvieron un rocoso partido en la capital de Madrid.