A todos los demas les habia marcado. A todos menos a él. Si alguien sabía lo que era frenar al "10" del Barcelona, ese era Gianluigi Buffón, quien jamás había recibido un gol de Lionel Messi. Pero hoy fue diferente. El que nunca cedía, cedió. Y cayó fulminado por la genialidad.

El argentino se conectó con Luis Suarez, quien le devolvió la pared, y sacó un disparo que se clavó pegado al palo derecho del italiano, quien nada más se quedó viendo la acción.

Los goles siguieron cayendo. Ivan Rakitic marcó el segundo al 56' y el propio Lio puso el tercero trece minutos después.

Al final, el Barcelona se impuso 3-0 al subcampeón de la temporada pasada.