Antes de iniciar el partido por el trofeo Joan Gamper, el Barcelona y sus aficionados rindieron un sentido homenaje a los sobrevivientes del trágico accidente aéreo del Chapecoense. Neto, Follman y Ruschel, fueron ovacionados al momento de ingresar a la cancha del Camp Nou.

Minutos más tarde de la ceremonia de protocolo, Follmann y Neto fueron los encargados de hacer el saque de honor del partido, ante el aplauso de todos los jugadores del Barcelona y Chapecoense.

Después, al minuto 35, Alan Ruschel, quien traía el gafete de capitán, salió de cambio agradeciendo a Dios y a todo el público presente por sus muestras de cariño.