El holandés, Arjen Robben, volvió hacer su jugada de siempre, para firmar un golazo en la derrota del Arsenal 5-1, en la Ida de los Octavos  de Final de la Champions League.

David Ospina sólo decoró con su lance la obra de arte del crack del Bayern Munich, que fue una auténtica aplanadora en su casa, en el Estadio Allianz Arena.